Un nuevo culebrón en la vida de un hombre que se construyó en base a mentiras

11-05-2017
El exgobernador bonaerense confirmó la noticia y espera su segundo hijo a los 60 años con la modelo con la que mantiene una crisis de pareja por una supuesta infidelidad del exmandatario provincial.

Horas después ella salió furiosa y reveló que el exmandatario provincial quería que ella abortara.

Por Carla Mira | Una situación típica una novela muy pobre y con malos guionistas se generó luego de que el Daniel Scioli afirmara que será “padre” ya que la modelo Gisela Berger, casi 30 años menos que él, “está embarazada” y la futura mamá saliera enseguida a remarcar que el exmotonauta le había pedido que se hiciera “un aborto”.

Los argentinos están acostumbrados a las mentiras de un hombre que ha construido toda su carrera en base a mentiras: desde su pretendida carrera deportiva, el intento de ocultar la cifra real de muertos en la inundación de la Capital de la provincia de Buenos Aires en 2013, el título de Licenciado en Comercialización obtenido de manera irregular en la UADE, el falso matrimonio con la ex modelo Karina Rabollini y las denuncias e investigaciones por fraude, malversación y lavado de activos durante su gestión.

Ahora, cuando se prepara a encarar la campaña electoral que le permita alcanzar los fueros parlamentarios que eviten la posibilidad del avance de las causas en su contra, el ex candidato a presidente encontró la manera de salir de las noticias policiales y judiciales hacia el lugar en el que se siente cómodo: Espectáculos.

Por estos días, Scioli será llamado nuevamente a indagatoria en la mega causa que se trasmita en el fuero penal platense por lavado de dinero y malversación de caudales públicos. En ese marco, la modelo Gisela Berger salió en sus redes sociales a “denunciar” que Scioli la engañaba con otra chica de la que tampoco se sabe cómo mantiene su nivel de vida.

Las capturas presentadas provenían del propio teléfono del exmandatario, lo cuál sumado a que es obvio que esa relación es falsa, como todo lo demás en la vida de Scioli, no es difícil establecer la teoría de un montaje promovido por medios amigos como los que mantiene el periodista Jorge Rial y alimentados por el morbo de la Opinión Pública.

Luego de la polémica que se generó por una presunta ruptura de pareja entre Scioli y Berger a partir de una supuesta infidelidad del exfuncionario provincial con la vedette Sofía Clérici, el candidato presidencial en 2015 dio a conocer esta noticia.

Estamos pasando un desafío hermoso. A los 60 años vuelvo a ser padre. Que Dios me ilumine. Gisela está embarazada y es normal que pase esto (el enojo de la modelo) porque tiene su sensibilidad”, precisó en declaraciones a las señal de cable América 24, aunque la futura mamá horas después indicaría que “no” quiere seguir adelante con su relación de pareja.

El giro en el guión lo dio la Berger al asegurar que el exgobernador le había pedido que abortara al bebé. Lo que en la lógica de la desprevenida audiencia sería una derivación impensada que perjudica a Scioli, en realidad y desde la perversión psicopática de Scioli sólo alimenta una información que hace olvidar, por momentos, que es un hombre que ya debería estar detenido por sus delitos y condenado por la ciudadanía, parte de la cual lo votará en las elecciones de octubre próximo.

 

 

Contanos que te pareció la nota