“Todas las causas que le armamos” | Gustavo Vera es quien presentaba o instaba en las denuncias contra Stiuso

24-01-2017
Cuáles son esas causas y quién la presentaba o impulsaba es un viejo conocido de la opinión pública argentina. Un personaje tan revulsivo como oscuro, es el amigo del Papa, el legislador porteño Gustavo Vera.
vera-lijo-papa
Frasncisco, Vera y el juez Lijo

Mariano Mitre | La ex presidente Cristina Fernández es investigada por el presunto armado de causas contra el ex espía Antonio “Jaime” Stiuso a partir de audios que evalúa el juez federal Sebastián Casanello, en los cuales la ex mandataria pide al ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia Oscar Parrilli que busque denuncias “armadas” contra Stiuso.

Cristina a Parrilli: “Empezá a buscar todas las causas que le armamos” a Stiuso

Reportes de operaciones sospechosas. La Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), a cargo del fiscal Carlos Gonella, realizó presentaciones para que la Justicia investigue dos reportes de operaciones sospechosas de personas que estaban presuntamente vinculadas a Stiuso. En esta causa, como se explica más abajo, intervino Vera con la excusa de aportar más documentación que obviamente le reservó para ese fin la propia Procelac del kirchnerismo.

Presunta violación de sus deberes de funcionario público y ocultamiento de documentación ante la Secretaría de Inteligencia. En abril de 2015, Parrilli lo denunció a por la presunta violación de sus deberes como funcionario público, el ocultamiento ante la ex SIDE de sus tareas en el marco de la causa AMIA.

Presunta violación de los deberes de funcionario público y la interceptación ilegal de comunicaciones. Parrilli, denunció a en junio de 2015 por la violación de los deberes de funcionario público y la interceptación ilegal de comunicaciones. En esta causa Vera adjuntó la denuncia sobre el espionaje aparentemente realizado sobre el entonces obispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio.

Pero la historia como “auxiliar judicial” del kirchnerismo comienza antes. En julio del 2013, el legislador presentó una denuncia judicial acompañada de un video en la que buscaba probar la participación de Stiuso en los negocios de prostitución y trata de personas vinculado a Raúl Martins. En la causa, además de apuntar contra Stiuso se intentó vincular al entonces jefe de Gobierno Porteño, Mauricio Macri.

A un mes de la muerte de Alberto Nisman y cuando el exagente de inteligencia era el enemigo número uno del Gobierno K, a través de la Procelac, la Unidad Antilavado se aportó información sobre la empresas que estarían vinculadas al ex jefe de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia, pero la denuncia original había sido presentada por el legislador porteño.

De esa manera se abrió otra causa, paralelamente, en el juzgado de Rafecas, un juez amigo, que un año después Vera llevaría a reunirse con el Papa Francisco.

En medio del escándalo interncional por la muerte de Nisman, a mediados de 2015, Cristina Kirchner denunció durante su exposición en la asamblea de la ONU que el gobierno norteamericano protegía al exespía, quien se encontraba fuera del país.

Simultáneamente Gustavo Vera denunciaba que el ex espía de la SIDE, Antonio Jaime Stiuso, disputaba el negocio de la droga con Aníbal Fernández. Como en otras ocasiones intercalaba acusaciones cruzadas para justificarse como aseguró hace unos días a un diario salteño, que él “denunciaba a todos”.

Gustavo Vera saliendo de la exSIDE tras entrevistarse con Oscar Parrilli en 2015
Gustavo Vera saliendo de la exSIDE tras entrevistarse con Oscar Parrilli en 2015

Como en varias causas, uno (el gobierno o un organismo oficial denunciaba) y el otro (La Alameda como ONG o Vera como legislador) aportaba pruebas. Así ocurrió cuando también en 2015 la Unidad de Información Financiera (UIF) que conducía José Sbatella (procesado hace unos meses por malversación de fondos públicos) aportó datos y documentación sobre las empresas que supuestamente eran de propiedad de Stiuso.

Y a través de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) del fiscal Carlos Gonella se los llevó a los tribunales de Comodoro Py para sumarlos a la otra denuncia de Vera. La investigación la lleva adelante el fiscal Ramiro González, sin movimientos en la causa.

En diciembre de 2015 la Cámara Federal porteña apartó a Casanello de una causa contra Stiuso porque el juez encargó una auditoría a la Oficina Anticorrupción, un organismo que depende del gobierno, sospechado de parcialidad.

Al declarar la “nulidad” del peritaje económico sobre Stiuso, se rechazó también el interés del legislador porteño de ser parte del proceso luego de la denuncia en su contra que había formulado el mismo Gustavo Vera. A esa denuncia original se habían plegado, luego, organismos gubernamentales de la anterior administración.

En marzo de 2016 el amigo de Francisco presentó una denuncia contra la actual esposa de Antonio Stiuso, María Cecilia Rossero; el nuevo Secretario de Finanzas de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI, ex SIDE), Juan José Gallea (ex director Grupo 23); y el empresario Matías Garfunkel, y el abogado Dario Richarte, entre otros que fueron imputados por el manejo de fondos del Estado y lavado de dinero a través de sociedades anónimas.

A mediados de ese mes Vera amplió la denuncia penal contra Stiuso por enriquecimiento ilícito y solicitó ser tenido como querellante, de manera de poder instar en la causa.

Allí pidió que se investigara al ex agente de inteligencia por enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y asociación ilícita.

Pero en julio de 2016 a Cámara Federal rechazó considerar a la Fundación La Alameda, cuyo titular es el legislador porteño Gustavo Vera, como querellante en la causa por enriquecimiento ilícito contra Antonio “Jaime” Stiuso.

La Sala I de la Cámara confirmó la decisión tomada en primera instancia que se opuso a que la ONG La Alameda pudiera cotejar las actuaciones, proponer medidas de prueba y, eventualmente formular acusaciones.

El titular de La Alameda intentaba suplantar a la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROSELAC), desde donde originalmente se habían realizado las denuncias para la instrucción del sumario penal por parte del juez federal Marcelo Martínez De Giorgi.

Para ello aportó al juez federal Sebastián Casanello los nombres de otras 52 empresas radicadas en el exterior y que vinculó a Stiuso.

Otras denuncias
Además de sus denuncias contra Stiuso, Vera también apuntó contra la futura primera dama en la causa por talleres clandestinos que trabajaban para la firma Cheeky, propiedad de la esposa de Macri.

En febrero de 2014, la jueza María Dolores Fontbona de Pombo imputó al cuñado del procesado presidente, el empresario Daniel Awada, por “reducción a la servidumbre de costureros bolivianos con documentación irregular”.

La Alameda ya había denunciado a la esposa de Macri, Juliana Awada, por la misma causa, en 2006 y 2010. En 2007, la acusación fue acompañada por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad.

A principio de la gestión de Cambiemos denunció a la segunda de la Agencia Federal de Inteligencia, Silvia Majdalani por la participación en un conglomerado de empresas, causa que se encuentra paralizada. También implicó a Eduardo Costa, diputado de Cambiemos y dueño de El Tehuelche SA, además de su su esposa, la parlamentaria del Parlasur, Mariana Zuvic.

En enero de 2017 Gustavo Vera señaló a Lilita Carrió como operadora de Jaime Stiuso,  al recordar que fue ella “quien en el año 2013 se negó a firmar la denuncia penal contra Jaime Stiuso”, por entonces en funciones en la SIDE.

Te puede interesar:

La denuncia de Carrió sobre Gustavo Vera como parte de la SIDE residual K explica muchas cosas

 

Contanos que te pareció la nota