Se destrabaría el conflicto con Mendoza por la carga impositiva a los vinos | El plan de los cuyanos

08-11-2017
Presentarán un plan en el que explican tres ejes argumentales por los cuales el vino no debería tener un gravamen.
Nicolás Dujovne y el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo. Foto Sitio Andino

Los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, y de Producción, Francisco Cabrera, recibirán esta tarde al gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, para analizar la aplicación de impuestos internos, al vino que forma parte de la reforma tributaria que impulsa el Gobierno.

El Gobierno busca aplicar una alícuota de hasta el 29% en bebidas blancas (9 puntos más que la actual), un gravamen del 17% en cervezas (hoy es el 8%), vinos y sidras 10% (que no están alcanzados) y gaseosas y jugos con azúcar agregada, el 17% (actual, entre 4% y 8%).

Antes de partir hacia Buenos Aires, Cornejo señaló: “estamos trabajando para 0%, pero es un proceso de persuasión con la ventaja de tener un Gobierno nacional abierto al diálogo”.

El mandatario provincial presentará a Dujovne y Cabrera un documento “que tiene mucha solvencia técnica sobre tres argumentos muy sólidos”, anticipó.

En declaraciones a la prensa, Cornejo consideró que al vino “la Organización Mundial de la Salud no podría recomendarlo porque sería una forma de incitar a tomar alcohol y perjudicar a sectores vulnerables de la sociedad”.

El plan alternativo

La comitiva expondrá en el encuentro un extenso informe en el que se trabajó hasta el fin de semana y del que participaron de la Universidad Nacional de Cuyo, el Observatorio de Vitivinicultura y la Asociación Cardiológica Argentina.

Este trabajo presenta tres ejes argumentales por los cuales el vino no debería tener un gravamen. El primero tiene que ver con el beneficio de la bebida nacional para la salud, haciendo hincapié en los estudios que sostienen que previene enfermedades cardiológicas e incluso el cáncer.

Además manifiesta que un impuesto sería desfavorable a la industria debido a que el consumo interno ha caído en los últimos años y que no se puede comparar la situación del sector en nuestro país con otros países productores que sí tienen un impuesto interno.

El tercer fundamento es la comparación con los competidores que tiene el vino como son la cerveza y la gaseosa y la diferencia entre los procesos de elaboración de estas bebidas y su impacto en la salud de los consumidores.

Contanos que te pareció la nota