Para el FMI Argentina supera la recesión y toda América crecerá salvo Venezuela | El informe

11-10-2017
El FMI prevé que América Latina y el Caribe crezcan levemente en 2017 y 2018, salvo Venezuela, donde estima una contracción de más del 10% y una inflación galopante, según su nueva proyección de la economía mundial publicada este martes.

En su Panorama Económico Mundial del segundo semestre, el Fondo Monetario Internacional (FMI) subió a 1,2% su previsión de crecimiento Producto Interno Bruto (PIB) para la región en 2017, aunque advirtió sobre la disparidad entre los países, en particular, por la aguda recesión de la economía venezolana.

Además del “pesado lastre” que supone el “recrudecimiento de la crisis política” en la actividad económica de Venezuela, el Fondo subrayó el fuerte incremento de la inflación. Según el informe, el año pasado fue de 254,4%, para este año se prevé 652,7% y para 2018 se proyecta 2.349,3%.

Venezuela atraviesa una severa crisis económica desde 2014, cuando cayeron los precios internacionales del crudo, fuente del 96% de sus divisas. La debacle generó una aguda escasez de alimentos y medicinas, y fue agravando la situación política, deteriorada este año en medio de protestas que dejaron 125 muertos.

En su informe, el FMI volvió a pronosticar un crecimiento económico regional de 1,9% para 2018, en línea con su proyección de julio y con la recuperación de la economía mundial, pero a la baja con relación a sus previsiones de hace seis meses.

El reporte señaló que aunque el crecimiento se mantiene firme en América Central y se afianza, en promedio, en el Caribe, la demanda interna sigue defraudando y hay factores propios que conforman perspectivas “sustancialmente diferentes” entre los países.

Brasil y Argentina superan recesión 

El FMI dijo también que vislumbra el final de la recesión en Brasil y Argentina.

“Brasil parece estar en un punto de inflexión, pero dada la incertidumbre en la escena política nuestra perspectiva de crecimiento es bastante débil”, dijo en rueda de prensa la jefe del departamento de investigación del FMI, Oya Celasun.

El informe, que celebró el ingreso de la economía brasileña en “territorio positivo”, anticipó un crecimiento de 0,7% para Brasil este año gracias a “una cosecha excelente” y “un impulso al consumo”, y de 1,5% para 2018. Además, confió en que “el restablecimiento paulatino de la confianza” añada 2% al crecimiento a mediano plazo.

Entre los “retos principales” que enfrenta Brasil para hacer crecer su PIB, Celasun mencionó la necesidad de reformas para asegurar la sostenibilidad fiscal, así como una mayor inversión en infraestructura y una mejora en la eficiencia del crédito.

Sobre Argentina, el FMI también se mostró optimista, al proyectar un repunte del crecimiento de 2,5% en 2017, que espera se mantenga en 2018. El Fondo adjudicó este incremento a un alza en los salarios reales que alientan el consumo y a una mayor inversión en infraestructura, así como al aumento de la demanda externa que beneficia la exportación.

 

Contanos que te pareció la nota