La masajista de Nair Galarza se enfrenta al falso testimonio tras declarar que la chica tenía marcas de golpes

15-01-2018
   "Ella me contaba que la persona que salió con ella, un chico llamado Fernando, la molestaba, la llamaba, a veces la esperaba a la salida de su casa o de los boliches... y una vez recuerdo que vino toda rasguñada a la sesión y después, en otra sesión, le vi moretones en los brazos... otra vez en la parte baja de la espalda tenía un golpe como del grande de la boca de un vaso", declaró la mujer.

La masajista enterriana Miriam Cristina Duarte, que atendía a Nahir Galarza, contó ante la Justicia que la joven asistía a las sesiones con golpes, raspones y moretones.  Por esas declaraciones el abogado de la familia del chico que murió de un disparo por la espalda adelantó que pedirán su procesamiento por falso testimonio.

De acuerdo a las actas taquigráficas publicadas por el diario El Once, Duarte afirmó que la última vez que vio a Nahir fue el 21 de diciembre y tenía “un raspón del lado izquierdo en la entrepierna, como un rasguñón, ya con cáscara”.

   “Si ellos tenían un vínculo no lo sé porque ella iba a relajarse y sólo si ella me contaba yo preguntaba, de lo contrario sólo me dedicaba a mi trabajo”, aclaró la masajista, quien subrayó que la joven “siempre aparecía con nuevas marcas”.

Acerca de ese último encuentro, la mujer dijo que la joven detenida acusada de haber asesinado a Pastorizzo concurrió acompañada de su madre, Yamina Kroh.

“Delante de Nahir no le dije nada, sólo le indiqué con unas señas y ella (Kroh) me asintió con la cabeza, como diciéndome ´sí, las vi´, pero luego cuando Yamina pasó sola a la sesión le dije: ´¿Le viste las marcas que tiene? ¿De qué es eso?´ y me contestó: ´sí, las vi, pero no puedo hacer nada, ella no me lo permite, me dice que no me meta´”, añadió.

Consultada por la defensa sobre si creía que las heridas eran provocadas por el joven asesinado, Correa respondió: “Por lo poco que ella me contaba, era el único que la molestaba, es más, a veces cuando estábamos terminando una sesión de reiki, el pibe la llamaba y la llamaba incesantemente”.

   “Ella me decía ‘este me sigue jodiendo, me tiene podrida'”, recordó la mujer.

Por esa declaración dirigida a exculpar a la victimaria, Sebastián Arrechea adelantó la petición al fiscal dela causa. 

“Tenemos evidencias que demuestran que no hubo nunca violencia de género. Y si se quiere hablar de eso desde los penal, él era víctima de violencia por parte de la imputada. Tengo elementos para comprobarlo”, aseguró.

Nahir Galarza, de 19 años, se encuentra detenida con prisión preventiva acusada, en base a su propia confesión, de haber asesinado a su novio, Fernando Pastorizzo, el pasado 29 de diciembre pasado en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú.

Contanos que te pareció la nota