Envían a juicio a famoso anticuario por contrabando de arte y de objetos nazis

03-01-2018
    Según la investigación, los objetos eran traídos desde distintos países en Europa, África y Asia e ingresaban por el aeropuerto de Ezeiza a través del soborno que la familia pagaba a funcionarios aduaneros.

El fiscal en lo penal económico Emilio Guerberoff pidió que el anticuario Carlos Olivares, a quien se le secuestró gran cantidad de objetos nazis, vaya a juicio oral y público junto a gran parte de su familia por asociación ilícita dedicada a contrabandear ese tipo de material.

Carlos Olivares, a cargo del local denominado “El Ático” en el paseo de la Costa, en Olivos, es considerado “jefe” de una asociación ilícita junto a su familia destinada a contrabandear piezas arqueológicas y paleontológicas amparadas por la ley de protección de patrimonio cultural.

La sección investigación delitos culturales de la Policía Federal Interpol inició la investigación a partir del hallazgo de ciertos objetos que comercializaba Olivares y que podrían encontrarse incorporados a la “Lista Roja de Objetos Culturales Chinos”, emitida por la UNESCO, lo que a su vez le da protección a nivel internacional.

El 6 de octubre de 2010 Carlos Olivares junto a sus hermanos Oscar, Aníbal y  Liliana, también imputados y con pedido de elevación a juicio, arribaron en el vuelo “AA0997” de American Airlines, proveniente del aeropuerto de Dallas Ft Worth, Texas, que habría tenido escala en Beijing y trajeron consigo 17 valijas y una mochila.

Para poder ingresar las valijas, la organización tenía como contacto a Alberto Germán Guevara, uno de los jefes de la Oficina de Control de Equipaje de la Aduana-AFIP: el soborno era de 600 dólares por valija, o bolso o mochila que ingresaron con objetos.

De esta forma, se evitaba declarar los objetos y en consecuencia no se pagaban los impuestos correspondientes sumado a que muchos de ellos tenían prohibida la comercialización por estar amparados en la ley de protección patrimonial.

“Existen asimismo otros indicios que me llevan a sostener que se trata de un negocio familiar en la que todos los imputados se encontraban implicados, no sólo por la intervención que les, cupo a cada uno de ellos en el hecho enrostrado en estas actuaciones, sino porque los mismos estaban involucrados de una u otra forma con la actividad comercial desplegada en el país, por Carlos Olivares”, dijo el fiscal en su requerimiento.

El pedido de juicio es para Carlos Olivares, sus hermanos Oscar, Aníbal, Liliana y Omar.
SOF/LDC

Contanos que te pareció la nota