En un escrito el fiscal Moldes calificó al kirchnerismo de “pandilla de malandrines y deshonestos”

02-11-2017
Que evaporaron "cuantiosas y descomunales cifras de dinero público", añadió
Moldes el día de la marcha por Alberto Nisman en febrero de 2015

El fiscal ante la Cámara Federal porteña Germán Moldes consideró que hubo una “pandilla de malandrines y deshonestos” que evaporó “cuantiosas y descomunales cifras de dinero público” durante el gobierno kirchneristas.

Lo hizo al interponer un recurso de apelación para que se revoque la falta de mérito a nueve imputados en la causa por defraudación en la obra pública en la que ya están procesados la expresidenta Cristina Kirchner y el exministro de Planificación Federal Julio De Vido.

   “No fue magia, fue corrupción”, disparó el fiscal en el escrito presentado ante la sala I de la Cámara Federal para que revise las faltas de mérito dictadas por el juez federal Juliián Ercolini.

Se trata de la causa por defraudación en la obra pública a raíz de la cuantoiosas licitaciones que se entregaron a Lázaro Báez durante el kirchnerismo.

En el recurso de Moldes que ahora evaluarán los camaristas Jorge Ballestero y Leopoldo Bruglia, consideró aquel que los exfuncionarios imputados “efectuaron un aporte material indispensable desde sus respectivos roles de funcionarios y con plena conciencia del plan orquestado para que las maniobras criminales pergeñadas desde el consorcio criminal que los vinculaba se llevaran a cabo”.

Estamos hablando de cuantiosas y descomunales cifras de dinero público que nada por aquí, nada por allá , por arte de telemaneje y escamoteo entre coimas y tajadas, se evaporaron de las arcas del Estado para ir a llenar los bolsillos de una pandilla de malandrines y deshonestos”, según Moldes.

“Yo propongo un ejercicio, tomar impulso y armarse de coraje para estimar mentalmente, siquiera de manera aproximada a partir de estas cifras y conociendo la habitual modalidad operativa de la banda, la suma total de perjuicio concreto que, en los recursos del Tesoro, habrá provocado la extensa componencia de enjuagues y chanchullos. Asusta, ¿verdad?”, añadió.

Según la fiscalía existió un “Estado Mayor” en la asociación ilícita “conformada con la finalidad de delinquir” lo que no hubiera sido posible “sin el auxilio de una codiciosa y disciplinada tropa auxiliar”.

“Los números que se manejan impresionan y se hace difícil para el ciudadano común comprender la cuantificación del robo. No será tarea sencilla fijar su volumen con precisión, pero da vértigo y mareos imaginarlo a partir de lo que hasta hoy sabemos, y lo que resulta tal vez más doloroso, el verificar que tal saqueo ha sido consumado desde las instituciones y por los individuos cuya misión formal era la de representar y proteger a todos”, concluyó.

Contanos que te pareció la nota