El último tren a Rusia resume todos los miedos: infierno, purgatorio y paraíso.

06-10-2017
   La clasificatoria sudamericana mostró una vez más que es la más difícil del mundo, porque la decimoséptima y penúltima fecha disputada el jueves transitó por todos los estados que describe la Divina Comedia.

Por César López |  La desdicha se posó sobre Argentina y tiene a Messi a 90 minutos de dejarlo sin el Mundial- 2018. Paraguay sumó una vida más al asestarle a Colombia una derrota inesperada. Chile recuperó el aliento y Uruguay prepara la fiesta en Montevideo.

En el purgatorio, expiando los errores de una eliminatoria errática en la que ha tenido a tres entrenadores y apenas ha anotado 16 goles -el segundo promedio más bajo detrás de la eliminada Bolivia-, Argentina es un mar de angustias y preguntas sin respuestas.

Ni con el mejor del mundo moviendo los hilos, la albiceleste no ha podido edificar 90 minutos a lo largo de 17 partidos que se acerquen a la calidad individual de sus jugadores, codiciados y figuras en sus clubes en Europa.

La Ferrari albiceleste está a punto de chocarse. El empate 0-0 que Perú le arrancó de La Bombonera la sacó del quinto lugar -el repechaje con Nueva Zelanda-, y ahora deberá utilizar todos sus caballos de fuerza en Quito ante la eliminada Ecuador para no terminar reducida a cenizas en el infierno.

   “Con la convicción de hoy vamos a ganar a Ecuador”, advirtió Sampaoli, aunque el crédito para la ilusión cada vez es menor.

 Otros que pueden quemarse
Pero la Argentina de Messi no está sola lamentándose por sus pecados.

Colombia con la derrota 2-1 en Barranquilla ante Paraguay tiró al cesto de la basura una clasificación servida en bandeja de plata, porque ganaba a falta de 12 minutos y respaldaba su paso a Rusia el empate a cero que estaba a punto de firmarse en Buenos Aires.

Falcao, en racha goleadora en Francia, puso a los cafeteros a celebrar a los 78 minutos, pero la fiesta se aguó cuando el Tacuara Cardozo empató a falta de un minuto para el final del partido y Arnaldo Sanabria le dio la vuelta al marcador en el último minuto del tiempo añadido.

Los cafeteros arrancaron la fecha en la tercera posición y ahora son cuartos, con los mismos 26 puntos de Chile, que le arrebató el lugar luego de una sufrida pero vital victoria de 2-1 ante Ecuador en Santiago para meterse en puestos de clasificación directa tras partir sexto.

 “Vamos a seguir peleando”, soltó como grito de guerra Juan Antonio Pizzi, porque sabe muy bien el entrenador de Chile que ante Brasil, el todopoderoso líder del premundial y clasificado a Rusia, será a matar o morir el martes en Sao Paulo.

Después del vinotino, champán
Uruguay prepara en Montevideo una celebración a puro champán.

Y no es para menos: la celeste se había acostumbrado a ir a las Copas del Mundo del 2002, 2010 y 2014 -perdió la de 2006- sufriendo en el repechaje, pero a Rusia llegará caminando por el paraíso.

Con 28 puntos e igual número de goles anotados -el mejor promedio detrás de los 38 que contabiliza Brasil-, los alumnos del maestro Tabárez quedaron a un empate del Mundial luego del 0-0 ante la colista Venezuela en San Cristóbal. Y todo hace pensar que ese puntico lo sumarán sin contratiempos cuando reciban a la eliminada Bolivia en el Centenario.

Si bien el paraíso lucía entre verde y amarillo hace tres jornadas por la sobrada clasificación de Brasil, ahora comienza a tornarse celeste, porque Uruguay va camino a su decimotercera Copa del Mundo.

¿Y habrá lugar para Perú en el paraíso? Es posible. Después de 36 años los incas están a punto de volver merecidamente al Mundial. Le robaron un 0-0 a Argentina en La Bombonera, adonde los habían llevado para que se murieran del miedo, y se jugarán ante Colombia en Lima el partido de su vida con el ánimo fortalecido.

AFP-NA.

Contanos que te pareció la nota