Aranguren y las compras de ENARSA: “no participé en ninguna operación adjudicada a Shell”

08-11-2017
"Todas las compras de ENARSA y CAMMESA se hacen a través de licitaciones públicas"

Tras aparecer en los Paradise Papers, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, explicó hoy que antes de entrar a la función pública desempeñó “el rol de director representante del accionista en alguna de las tantas compañías subsidiarias” de Shell y afirmó que “operar comercialmente en los países” considerados como paraísos fiscales “no es un delito”.

“Ser director en estas firmas, como la operatoria de las mismas, no constituye per se un delito ni viola la ley. El grupo Royal Dutch Shell plc es una organización multinacional con actividades en múltiples países del mundo”, destacó Aranguren.

Y agregó: “Quiero aclarar una vez más que, tal como lo ordena la Ley de Ética en el Ejercicio de la Función Pública, desde que soy Ministro no tuve participación en ninguna operación adjudicada a Shell ni en ninguna otra actuación referida particularmente a Shell. Todas las compras de ENARSA y CAMMESA se hacen a través de licitaciones públicas, abiertas y transparentes, en las que se convoca a proveedores de todo el mundo”.

El jefe de la cartera energética aseguró que como presidente de Shell Argentina “era práctica común desempeñar el rol de director representante del accionista en alguna de las tantas compañías subsidiarias” de la petrolera que “operaban en dichas regiones”.

El ministro precisó que entre 2003 y 2005 ejerció el cargo de vicepresidente de Suministros y Distribución de una organización regional llamada Shell Oil Products Latin America (SOPLA), “teniendo la responsabilidad del suministro y la distribución de productos” de la compañía “en todos los países de Latinoamérica”.

Aranguren detalló que en el marco de esa función fue director de Shell Western Supply and Trading Limited con sede en Barbados, considerado un paraíso fiscal, pero que dejó ese trabajo “hace más de 12 años”.

“Operar comercialmente en los países antes mencionados tampoco es un delito. No hay una prohibición legal de realizar actividades comerciales en dichos países. Cabe aclarar además que mientras estuve en la empresa, las filiales se dedicaron exclusivamente a actividades petroleras”, señaló.

   Paralelamente, ratificó que no ha “tenido intervención alguna en compras de gasoil importado realizadas por CAMMESA, que fueron consecuencia de licitaciones internacionales”, las que “fueron auditadas por SIGEN”.

Además resaltó que en septiembre de 2016 se desligó de sus acciones en Shell tras 36 años de trabajo, “siguiendo una recomendación de la Oficina Anticorrupción aun cuando ese mismo organismo aclaró que no había una obligación legal”.

Aranguren precisó que se desempeñó en dos ocasiones en el exterior realizando diferentes trabajos para la petrolera: en Australia, entre 1985 y 1986; y en Londres, Reino Unido, entre 1995 y 1997.

El ministro de Energía es otro de los argentinos relacionados al compañías offshores según los datos surgidos de la mega filtración internacional conocida como “Paradise Papers”, de acuerdo con lo que publicó este martes el sitio web Perfil.com.

Además de la subsidiaria en Barbados, también aparece como director de Sol Antilles y Guianas Limited, otra filial de la petrolera anglo-holandesa, lugar que ocupó entre mayo y julio de 1996.

   En abril de 2016, Shell Western Supply and Trading se quedó con siete de los ocho cargamentos de gas oil licitados por CAMMESA, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico, que depende de la cartera que dirige actualmente Aranguren, según se publicó.

El funcionario se desligó inmediatamente de este contrato al recordar que en todo lo relativo a Shell, quien lo reemplaza en ese tipo de decisiones es su par del Ministerio de Producción, Francisco Cabrera -por una resolución ministerial y un decreto del presidente Mauricio Macri-.

En el texto que difundió este martes, Aranguren manifestó que consideró “necesario aclarar varios puntos de las notas de prensa escritas sobre Paradise Papers” tras “haber recibido en persona y contestado por escrito las preguntas del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación”.

Contanos que te pareció la nota