Los letales incendios de California ganan fuerza y la situación es desesperante

12-10-2017
Los incendios forestales que van camino de convertirse en los más letales en la historia del estado de California, podrí­an cobrar impulso el jueves y revertir los modestos avances registrados por los bomberos.

Se pronostica que los vientos constantes de hasta aproximadamente 45 kilómetros por hora (72 millas por hora) llegarán a zonas al norte de San Francisco, donde los incendios se cobraron la vida de al menos 23 personas y destruyeron 3,500 viviendas y negocios.

La situación va a seguir empeorando antes de mejorar, dijo el jefe de los bomberos del estado, Ken Pimlott.

Ciudades enteras se convirtieron en pueblos fantasma tras su evacuación. Sus calles quedaron desiertas y el único movimiento era el de la suave lluvia de cenizas.

Una de ellas es Calistoga, una ciudad de 5.300 habitantes, conocida por las degustaciones de vinos y las aguas termales. Todos tení­an orden de evacuar. Algunos, al partir, dejaron galletas para los bomberos y mensajes de por favor, salven nuestro hogar.

Los 22 incendios ocupaban más de 686 kilómetros cuadrados (265 millas cuadradas) al iniciar su cuarta jornada totalmente fuera de control. La tecnologí­a de punta y las estrategias que mantuvieron los niveles de destrucción y las cifras de muertes en niveles bajos en los últimos años no han podido con semejante voracidad.

Estamos viendo vegetación explosiva, dijo Pimlott. Que nadie se equivoque, este es un evento grave, crí­tico, catastrófico.

La lluvia de cenizas en el valle de Sonoma cubrí­a los parabrisas a medida que el viento adquirí­a la velocidad potencialmente catastrófica de 48 kilómetros por hora (30 milla). Innumerables vehí­culos de emergencias, con las sirenas encendidas, avanzaban velozmente hacia las llamas mientras los evacuados huí­an en autos atiborrados de sus pertenencias.

El vocero de los bomberos, Daniel Berlant, dijo que ardí­an 22 focos de incendios el miércoles, comparado con 17 el dí­a anterior. Las autoridades temen que distintos focos se unan en incendios aún más grandes.

Contanos que te pareció la nota